Niña

La niña que fui, me guiña un ojo
me invita a viajar
quiere llevarme volando
hasta otro lugar.
La niña que fui,
no sabe de entregas,
de tiempos, de jefes
de momentos.
Ella juega hasta que la dejan
corre donde siente que puede,
anda por donde quiere andar.
La niña que fui
vive en aquellos momentos,
que para mi son recuerdos
baila sin miedo al ridículo
siente sin miedo al dolor
ama sin remordimientos.
La niña que fui
sigue en el mismo lugar
esperando
a que yo, la de hoy
me anime
y me asome a jugar

1 comentario:

  1. ¡Clap, clap, clap! Me encantó.
    Me gustaría publicarlo en mi blog. ¿Me dejás, Lechu?

    Besos mil.

    Vero

    ResponderEliminar