Hombres, mal necesario. ¿O necesariamente un mal?



Me río de la frase. Hoy día la estoy escuchando muy a menudo. Las mujeres están hartas de las características del espécimen: Hombre. Llegué a escuchar entre risas a una amiga decir que está considerando seriamente, hacerse lesbiana. Muchas risas de por medio, y siempre en tono bromezco. Pero en la reunión creo que más de una se quedó pensándolo. ¿Le irá mejor con una congénere? Lo cierto es que esta nota, es un llamado a la solidaridad. Estimados caballeros, hombres de todas las edades, por favor, PONGANSE LAS PILAS.
Nosotras las mujeres, podemos tener mil defectos. De hecho como todo ser humano, los tenemos, pero aprendemos. Somos naturalmente más "enroscadas" que ustedes, de pensamiento holísitico. Significa que, vemos una integralidad de cosas. No somos de pensamiento concreto, como ustedes. Somos diferentes, en varios sentidos, es verdad. Pero no por eso somos imposibles.
Somos seres que necesitamos nos digan muchas veces cuanto nos aman. Cuánta falta les hacemos, y no sólo sexualmente hablando. Nos gustan los mimos, los físicos y los intelectuales. No somos todas envases huecos. Muchas pensamos y sentimos. A lo mejor primero sentimos. Pero no duden que pensamos. Y no, hombres queridos, no siempre pensamos mal. Tenemos una especie de radar, pero es deformación profesional. Somos madres. Ser madre es un trabajo 24 horas. Un placer y un trabajo. Estamos atentas las 24 horas del día para los pequeños, y eso nos lleva a tener esa especie de sexto sentido (con el cual no vemos "death people", como en la película) qué huele a mentira o trampa.
No somos ni un ápice tontas. Nos hacemos. Hacemos como que no vimos, como que no escuchamos, como que no sabemos. Pero escuchamos, sabemos y vimos. Justamente lo necesario.
Los adoramos, hombres queridos.
No creemos en la guerra de los sexos. No queremos ser ni más que ustedes, ni igual que ustedes. Nosotras queremos ser mujeres amadas, mimadas y valoradas, mucho más que comprendidas. Comprender a alguien no tiene nada que ver con valorarlo. Y por lo menos, creo que lo que sí estamos necesitando de ustedes, más que comprensión es que nos valoren, que valoren nuestras formas de amar, nuestras formas de estar, nuestras formas de mimarlos, y por sobre todo nuestra forma de ser Mujeres.
No estén todo el tiempo preocupados por lo que pensamos, preocúpense por lo que decimos y hacemos. No queremos decir una cosa, significando otra. Eso es un mito que se inventó para justificar el dicho "que a las mujeres es difícil de entenderlas". Inventado por hombres, obviamente, que jamás se tomaron el trabajo de "ver" a una mujer.
Reclamamos hechos, y no palabras porque, queridos míos, nos cansamos de que nos mientan en la cara. Que nos digan hache y termine siendo zeta. Nos creemos lo que dicen, ustedes lo saben, nosotras lo sabemos. Pero luego tenemos que esperar sus hechos. ¿Por qué? Porque más de uno ha dicho, pero hecho NADA. Volvemos a caer siempre. Mea Culpa de género. Pueden utilizar hermosas palabras durante un tiempo para llegar a la cama con nosotras, para luego huír tras una pelota de football, de otra mujer, de una banda de amigos, o de lo que sea que quieran después… si, una pizza también, ya es historia archi conocida. Y volvemos a creer en ustedes, porque serán un mal necesario. Porque nos gustan, porque decidimos volver a darles una oportunidad, antes que "meterlos a todos en la misma bolsa", como se dice comúnmente.
Y escuchen bien esto, la competencia entre ustedes mismos es terrible. Nunca falta algún vivo, que busque alguna mujer medio abandonadita por su marido, novio, amante, y quiera hacer la prueba. Y como habrán visto, con un poco de "amor" y otro poquito de "hechos" conseguirá arrebatarles la exclusiva.
¡Avívense! ¡Despabílense! Estamos dispuestas a morir por ustedes, igual igual que Julieta por Romeo. (nota de la autora: Urgente pónganse al día con la historia de amor, si no saben de qué hablo).
A las mujeres, Hombres, les gustan las historias de amor PARA VIVIRLAS, no para leerlas y soñar con ellas.
Nos enamoramos con pequeñas cosas, y de pequeñas cosas. De pequeños gestos.
Por eso, recuperen el tilde de "mal necesario", gracioso y cariñoso.
No queremos que sean NECESARIAMENTE UN MAL.

2 comentarios:

  1. hay, hermana y amiga del alma, es una pregunta sin respuesta. Igual te sigo aconsejando el libro que te digo siempre que leas (hombres de Marte mujeres de Venus), puede que se aclaren algunas cosas. Y si, son un mal necesario, por ahora...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8/03/2008

    Basicamente... creo que ningun mal es necesario , quien necesita un mal es por que mal està, entonces ,al requerir de otro mal para sentirse bien, significa en definitiva que dos males se juntan. Y de dos males ... nada bueno sale(no me vengas con eso de -x- = +.)........es asi que yo me pregunto ,cual es el precio que uno debe pagar para estar bien??? es acaso el precio de estar mal??, no te parece querida lau que uno no debe conformarse con el estar mal para de a ratos estar bien??

    medio rebuscado no? , pero vos , desde la logica jurídica , me lo vas a entender... aunque en este tema del corazón la logica mucho no entra...

    bueno me alegra saber de vos y avanti con tus vacaciones !!! forza nardi!!!
    Luis.

    ResponderEliminar