Romancero


Qué vientos te han traído hasta mis costas
Qué mareas han propiciado nuestro encuentro
Qué náufragos te estarán buscando,
Quién sabrá de dónde eres,
Cómo te llamas,
Qué gustos tienes.
Sólo sé de ti
Tu aroma de los años vividos
Tu sonrisa al mirarme
al reconocer en mi,
un ser alado
aún sin haber visto mis alas.
Sólo sé
Que tu sonrisa me hace falta
Que tus palabras me endulzan
Que tu aliento me besa
Que tus brazos me acogen
Que con sólo mirarnos, sobran las palabras
porque son ellos quienes hablan.
Entonces no importa
nada más,
sino simplemente,
quién eres
Para mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada